¿No hay que renunciar al confort para ahorrar?

¿No hay que renunciar al confort para ahorrar?

¿Sabes cuál es el consumo energético de tu hogar? Ahorro y confort pueden vivir en armonía con sólo aplicar unos sencillos cambios en nuestro hogar.

El consumo energético de cada hogar varía dependiendo de factores como el clima, el tipo y calidad de la construcción, la orientación de la vivienda o incluso los diferentes niveles de aislamiento que se hayan podido utilizar. Pero para un ciudadano normal es difícil controlar estos factores. Existen, pero, otros como los equipos e instalaciones, que sí podemos controlar desde el punto de vista particular.

Disponer de las instalaciones y equipos adecuados nos permitirá ahorrar en nuestro consumo energético sin renunciar al confort de nuestro hogar, con un factor añadido que es el de aumentar el valor de nuestra vivienda.

Así se reparte el consumo energético en los hogares españoles (2013):

 Ideas Bricolaje - ¿No hay que renunciar al confort para ahorrar? - 1

Como podemos ver, los tres puntos más importantes de consumo son: la calefacción, los electrodomésticos y el agua caliente.

 ¿CÓMO PUEDO AHORRAR?

Para poder ahorrar, primero, hay que saber cuanta energía consume actualmente nuestro hogar.

Podemos, de una forma sencilla, llevar un control semanal de nuestro contador.

De esta forma podremos detectar las épocas de mayor consumo y, a medio y largo plazo, poder determinar si se ha conseguido el ahorro deseado.

Si queremos ser más exhaustivos, podemos utilizar:

Medidores de consumo individuales: dispositivos que conectados a un enchufe nos permiten medir el consumo de un aparato concreto.

:Ideas Bricolaje - ¿No hay que renunciar al confort para ahorrar? - 2

Medidores de consumo totales: son dispositivos que mediante una pinza en el cable de fase de nuestro cuadro eléctrico nos permiten monitorizar tanto el consumo total como las visualizar las horas de mayor consumo.

Ideas Bricolaje - ¿No hay que renunciar al confort para ahorrar? - 3

 LOS PASOS MÁS SENCILLOS PARA EMPEZAR A AHORRAR

Calefacción y agua caliente: 

Podemos llegar a ahorrar hasta un 50% utilizando calderas de última generación y con el adecuado aislamiento en persianas, ventas y puertas.

Instalar un termostato con programador, nos permitirá disfrutar tanto de la calefacción como del aire acondicionado solo cuando lo necesitemos.

En verano la temperatura de confort ideal es de 25°C, por cada grado de menos, el consumo de energía sube un 7%.

En invierno la temperatura de confort es de 20°C, cada grado de más incrementará nuestro consumo un 7%.

Electrodomésticos:

El uso de electrodomésticos de Clase A+ y A++ reduce considerablemente el consumo energético en nuestro hogar.

Entre un electrodoméstico de Clase F y uno de Clase A++ puede haber una diferencia de consumo del 100%.

El uso de electrodomésticos más eficientes es fundamental en el ahorro de nuestros hogares, por lo que deberemos prestar especial atención a la etiqueta energética de estos aparatos.

Ideas Bricolaje - ¿No hay que renunciar al confort para ahorrar? - 4

Iluminación:

Aunque no sea uno de los mayores focos de consumo energético, podemos llegar a reducir el consumo en iluminación hasta un 90% sustituyendo nuestras actuales bombillas por LEDs.

Es cierto que el coste es más elevado pero su larga duración (duran hasta 8 veces más que una bombilla incandescente) y su menor consumo nos permiten amortizar dicha inversión en un periodo muy corto de tiempo.

Los tres puntos más importantes de consumo energético son: la calefacción, los electrodomésticos y el agua caliente.