Cómo modernizar un espejo antiguo

Espejos dañados, rotos, oxidados…en ocasiones nuestros espejos del baño pueden sufrir golpes. Caídas o dañarse con el tiempo y la humedad. Con uno más de nuestros trucos bricolaje aprenderemos como reacondicionar de una manera divertida nuestro antiguo espejo para que vuelva a lucir en nuestra pared.

¡Hola a todos!

Una vez más, como cada semana, os traigo uno más de nuestros trucos bricolaje. En esta ocasión, trataremos de modernizar un espejo antiguo o dañado, para convertirlo en uno espejo moderno original.

En todas las casas y hogares del mundo encontramos espejos; en el recibidor, en el lavabo, comedor, habitaciones…es un elemento muy común en la decoración y que además para algunos es indispensable. Quizá el espejo más utilizado sea el del lavabo, ya que lo utilizamos para peinarnos, para asearnos y demás pero también tienen otra función en el resto de la casa, así como el de decorar y en ocasiones de dar un aspecto de amplitud a los espacios.

Pero, como a todos nos habrá pasado, en ocasiones el espejo de nuestro lavabo se golpea, se rompe, se deteriora por las esquinas debido a la humedad, se ralla…quizá llegó el momento de cambiarlo, pero ¿qué hacemos con este espejo?   Con este sencillo truco de bricolaje aprenderemos a recortar las zonas dañadas del espejo y darle una forma divertida para convertirlo en un elemento de decoración para nuestro recibidor, pasillo o habitación. Como siempre hemos dicho, nuestros trucos bricolaje intentan reutilizar materiales que tenemos ya en nuestro hogar.

Para ello solamente necesitaremos un cortador de vidrios y un trozo de cable. Con el corta vidrios haremos una línea por donde queramos cortar el espejo; estas formas pueden ser rectas o curvas, con las que le daremos un toque moderno y juvenil. Para renovar el espejo podemos hacerlo más pequeño salvando las zonas que estén en buenas condiciones, podemos convertirlo en cuadrado o rectangular, cortar las zonas exteriores con formas curvas…todo esto dependerá de la zona dañada y de donde queramos reubicar el espejo.

Para ello, rayaremos con el corta vidrios y definiremos la línea por donde queremos cortar. Acto seguido, y con la ayuda de un trocito de cable o similar, lo colocaremos en un extremo del espejo, justo debajo de la línea de corte, apoyaremos el espejo y haremos fuerza hacia abajo con las dos manos para separarlo. Esta acción se puede hacer las veces que queramos si no estamos conformes con el corte.

Espero que os haya gustado y recordad; Pensad en DO IT!

En nuestro blog puedes conocer muchos más trucos bricolaje.

Un abrazo.

TOOLIT